Inicio » Destacado, Tecnología

La tecnología de comunicación al servicio del pequeño comercio

1 Septiembre 2010 Sin comentarios

Izzy`s Ice CreamEn el presente artículo nos ocupamos de la tecnología RFID, o tecnología de identificación por radiofrecuencia, y la imaginativa aplicación realizada por una pequeña heladería en EE. UU., como herramienta para la resolución de un problema muy específico en el establecimiento.

El RFID (siglas de Radio Frequency IDentification, en español identificación por radiofrecuencia) es un sistema de almacenamiento y recuperación de datos remoto que usa dispositivos denominados etiquetas, tarjetas, transpondedores o tags RFID. El propósito fundamental de la tecnología RFID es transmitir la identidad de un objeto (similar a un número de serie único) y toda una serie de informaciones relativas al mismo mediante ondas de radio.

Las etiquetas RFID son unos dispositivos pequeños, similares a una pegatina, que pueden ser adheridas o incorporadas a un producto, un animal o una persona. Contienen antenas para permitirles recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-receptor RFID, y acceder así a la información contenida en la etiqueta. Una de las ventajas del uso de radiofrecuencia es que no se requiere visión directa entre emisor y receptor, lo que simplifica enormemente la lectura de la información, además de incorporar un importante volumen de información relativa al producto.

La utilización de este tipo de tecnología en el sector de la distribución comercial es una de las líneas de investigación a la que más recursos se ha destinado en los últimos años, para su utilización tanto en tienda (para la gestión del producto expuesto, lucha contra el robo, …), como para el control y gestión de la logística y almacenaje de productos de una forma más eficiente. La utilización de este sistema sin embargo no se ha llegado a realizar de forma masiva, por problemas de coste, incumplimiento de exigencias dirigidas a proveedores, problemas tecnológicos e incluso cuestiones relacionadas con la privacidad.

Algunos casos concretos de experimentación y aplicación de este tipo de tecnología están siendo realizados por el Grupo Metro, empresa alemana del sector de gran distribución, propietaria de las enseñas Real (hipermercados), Macro (cash and carry), Saturn y Mediamarkt (electrónica y electrodomésticos) y las galerías Kaufhof (gran almacén).

metro_RFIDEntre las diferentes aplicaciones de esta tecnología en marcha en la actualidad se encuentran los denominados “frigoríficos inteligentes”, a prueba en su hipermercado piloto de Alemania. Los productos ubicados en los mismos cuentan con códigos electrónicos de producto, que portan información sobre el tipo de productos, la fecha de caducidad del mismo, el proveedor, … Los frigoríficos disponen de lectores de RFID que constantemente están monitorizando la información relativa a los productos expuestos. Cada vez que un cliente retira un producto, el movimiento queda registrado en la base de datos. Esto permite gestionar las existencias, y la reposición rápida de los productos en cuanto bajan de nivel, al ser los trabajadores informados permanentemente de estos cambios por el sistema. Otra ventaja del sistema es que las fechas de caducidad son comprobadas constantemente, y los trabajadores reciben un aviso cada vez que un producto está a punto de caducar. Además, el sistema permite a la empresa llevar un mejor control de los productos comercializados y adecuar su oferta a la demanda de los clientes.

La heladería Izzy’s, un pequeño establecimiento de Minnesota (Estados Unidos) ha puesto en práctica un sistema parecido, con utilización de tecnología RFDI, para de resolver un problema que se producía de forma permanente en el establecimiento, y aprovechando a su vez el sistema instalado para dar un valor añadido al local, llevando la información a Internet y a las redes sociales. Constituye la aplicación imaginativa y concreta de un sistema que las grandes empresas de distribución están tratando de utilizar a gran escala.

El problema al que se enfrentaba la heladería es el constante cambio en la oferta de sabores en tienda. Con una carta de más de 90 sabores, no siempre están todos a la venta, algunos son fijos y otros van variando constantemente, según disponibilidad. Se plantea el problema de que, en teoría, cada vez que un sabor sale de la vitrina expositora, el vendedor tiene que cambiar de forma manual el rótulo de sabores que informa a los clientes de los sabores ofertados en ese momento, quitar el eliminado y poner el que le sustituye, actualizando constantemente la oferta. Pero se les olvidaba, de forma que la carta no reflejaba la oferta real, los clientes no recibían siempre información adecuada respecto a la oferta disponible, y en ocasiones elegían sabores no disponibles, con la consiguiente decepción.

Izzy`s Ice Cream2

El problema se soluciona definitivamente con la instalación en los cartelitos indicadores de las cubetas de helado de un aparato de radiofrecuencia, que se comunica con una antena instalada dentro de la vitrina, y es ésta la que transmite al letrero electrónico (ya no manual) el cambio en la oferta: lee qué cubeta sale de la vitrina, identificando el sabor, y comunica al letrero su salida para que lo saque de la carta, y lee el que entra, e igualmente informa de su entrada para su inclusión.

Video explicativo en inglés: http://www.youtube.com/profile?user=IzzysIceCream#p/u/1/PsiwBtcHeSE

El siguiente paso que da Izzy’s es aprovechar este flujo de información, y llevarlo a internet, y lo han hecho de varias formas:

  • Se ha creado una aplicación que se actualiza constantemente con la información aportada por las antenas de RFID y permite ver, desde la página web, qué sabores están a la venta en cada momento. Además, funciona como un juego, y permite a los clientes ordenar los sabores según gustos. Te permite además rellenar una petición, indicando los sabores que más te gusten, y te mandan un mail o un sms cuando esos sabores entran a la venta.
  • También están en Twitter y Facebook, donde igualmente se van indicando los sabores que entran a la venta. Además, la gente participa y opina sobre los sabores, por lo que el establecimiento está en disposición de recibir las opiniones de los clientes.

Una demostración por tanto de cómo es posible utilizar una tecnología avanzada a pequeña escala y de forma creativa.

Descargar artículo completo en PDF

Compartir:

Enviar por email
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading ... Loading ...

Deje su opinión

Puede usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Para evitar el uso de robots que originan SPAM, rellena el puzzle que tiene debajo